En una entrevista de trabajo no solo importa tu experiencia laboral y tu currículum, también importa esa primera impresión que das al asistir a la entrevista de trabajo. Por esta razón te presentamos algunos consejos que te ayudarán a aprovechar al máximo tus capacidades para estar más cerca de tus objetivos.

INFORMATE:

Investiga un poco sobre la empresa para conocer qué es lo que busca, su misión, su visión, lo que ofrece, etc. Esto mostrará el interés que tienen por ocupar la vacante disponible. ¡No te olvides del nombre de la persona quien te entrevistará!

 

CONOCE TU CURRÍCULUM:

Revisa lo que tienes en tu currículum ya que probablemente te cuestionen sobre él, tú podrás agregar información referente a tus capacidades, logros y aprendizajes.

CUIDA TU IMAGEN:

¡La imagen que presentas desde un inicio te dará ventaja!
Peina bien tu cabello y si eres hombre es preferible llevarlo corto.
Utiliza ropa adecuada para el tipo de trabajo que buscas, manteniendo una buena presentación.

Lleva uñas cortas, si eres mujer cuida la pintura de tus uñas y no exageres con el maquillaje mantenlo sutil.

Se puntual, llega al menos 10 minutos antes de la hora acordada para la entrevista.

Muestra confianza, disposición e interés, da la mano con firmeza.

Mantén contacto visual con el entrevistador y no interrumpas cuando hable, no quieres demostrar falta de concentración.

 

DURANTE LA ENTREVISTA:

Llega solo, deja a tu familia y amigos en sus casas a menos que quieras reflejar inmadurez.
Establece una buena relación desde el inicio, puedes hacer un comentario acerca de las instalaciones de la empresa.
Se positivo y nunca hables mal de otras personas o empresas en las que hayas trabajado.

Vigila el tono de tu voz, que sea suficientemente fuerte sin llegar a gritar.

Nunca cruces los brazos, si lo haces transmites que no quieres saber nada de la otra persona.

Cuida bien tus respuestas ya que algunas preguntas son tramposas y evita muletillas como “eehh”, “bueno”, “ya sabes”, etc.

Se honesto, si no sabes hacer algo ¡dilo! no pretendas saberlo todo y realiza preguntas si tienes dudas de algo.

Al terminar da las gracias por la atención brindada.

 

 

¡Da lo mejor de ti y sonríe!